Última Edición

¡Bienvenidos a la revista de artes escénicas, El Apuntador!

0.png
La incidencia del dispositivo corporal, ampliación en la construcción sintagmática del trabajo  del  Actor / Luis Cáceres

La incidencia del dispositivo corporal, ampliación en la construcción sintagmática del trabajo del Actor / Luis Cáceres

LA INCIDENCIA DEL DISPOSITIVO CORPORAL AMPLIACIÓN EN LA CONSTRUCCIÓN SINTAGMÁTICA DEL TRABAJO DEL ACTOR

Resumen

El libro Una poética para el cuerpo, la semiótica en la praxis teatral (2015), de mi autoría, fue el resultado de la investigación sobre la necesidad de encontrar posibilidades poéticas desde algunas herramientas técnicas del mimo, y definir los dispositivos corporales que pudieran vincularse con una dramaturgia del actor sobre los ejes metonímico y metafórico.

A partir de este trabajo surgieron nuevas interrogantes y problemas, y dio pie a este nuevo proceso de investigación en el que se centra la atención en cómo el actor, a partir del dispositivo ampliación, puede construir significaciones desde una partitura corporal, incorporando una secuencia de acciones y el manejo de objetos. Es decir, se va a abordar la forma en que el actor en su trabajo escénico puede utilizar este dispositivo para la construcción de sintaxis.

Cada uno de los veinte dispositivos corporales, propuestos en el libro referido, tiene un funcionamiento específico y es sumamente importante encontrar, desde la práctica del actor, cuándo y cómo utilizarlos hacia una poética del cuerpo. Laampliación es uno de estos dispositivos que, de manera evidente, permite al cuerpo salir de su cotidianidad, permitiendo percibir nuevas sensaciones al actor. El cuerpo se descoloca de la habitualidad, convirtiendo a la interpretación en extracotidiana como recurso para la actuación. Este trabajo de sistematización se desarrolló en el marco del proyecto de investigación: Incidencia de la educación contínua en la formación de la Compañía universitaria de Teatro,Carrera de Teatro, Facultad de Artes, Universidad Central del Ecuador.

Introducción

Para encontrar los dispositivos la investigación previa al montaje trabajó básicamente con dos técnicas: la primera es la dinámica de los elementos de Jacques Lecoq, expuesta en su libro Una poética para el cuerpo (2015) que

propone cuatro elementos que, por sus características físicas, mantienen una dinámica particular: elásticos, arrugados, plisados y roturas. La segunda son los seis movimientos esenciales de Marie-Louise Orlïc registrados en el libro Método de reeducación psicomotriz. La educación gestual (1979) que en la escuela de mimo de José Vacas se impartían con el nombre de posturas básicas.

También se realiza un estudio del libro: El análisis del espectáculo. Teatro, danza, mimo, cine (2011) de Patrice Pavis y su propuesta sobre la red de vectores y los ejes metonímico y metafórico. El eje metonímico se relaciona con la narración, es analógico y permite comprender la historia. El eje metafórico es digital y se refiere a la connotación. El autor realiza un recorrido desde las propuestas de Ferdinand de Saussure, Román Jakobson,Roland Barthes, entre otros.

Luego del estudio realizado, se identificaron veinte dispositivos corporales, diez por cada eje. La ampliación como dispositivo corresponde al eje metonímico y en particular a los conectores, que “... acentúan, delimitan, conectan, enlazan acciones secundarias para mantener la sintaxis de la acción física” (Cáceres, 2015, p. 100).

La ampliación, como fundamento, consiste en salir del eje vertical para provocar un estado extracotidiano del cuerpo y de la sensación del actor, y “son evidentes en el tono muscular, desplazamiento, tiempo y fluidez” (Cáceres, 2015, p. 101). En las observaciones realizadas se determinó la salida del eje como una posibilidad de motivar al cuerpo a la extracotidianidad o transposición del movimiento, con la intención de provocar sensaciones en el intérprete y generar imágenes que escénicamente connoten.

Desarrollo

La ampliación no es un dispositivo en la actuación realista; está más ligado al trabajo del teatro físico y el mimo, y muchas veces se confunde con la exageración. Hay que puntualizar que la exageración generalmente es un recurso que no tiene justificación orgánica y que, además, puede generar una

sobreactuación. La exageración hace más grandes los gestos, pero no involucra una transposición. Por eso es importante relacionar a la ampliación con la salida del cuerpo —el todo o los segmentos del tronco— del eje vertical.

Para este nuevo proceso en la investigación se realizó el montaje de la obra El misterio bufo de Dario Fo y se trabajó con dos técnicas que permiten la salida del eje desde dos visiones diferentes a la investigación inicial. La primera parte de este trabajo se basó en la capacitación de los actores en técnicas específicas corporales y para ello se dio un curso sobre las escalas diagonales de Rudolf Laban y escalas y triple diseño de Étienne Decroux. La maestra encargada de esta capacitación fue Iraitz Lizárraga que realizó un trabajo extenso y profundo en estas dos técnicas, y que se encuentra detallado en su tesis doctoral Análisis comparativo de la gramática corporal del mimo de Étienne Decroux y el análisis del movimiento de Rudolf Laban (2015) de la Universitat Autònoma de Barcelona, Departament de Filologia Catalana.

Para comprender la dimensión de las escalas propuestas por Laban hay que entender en esencia la kinesfera, “... cuya circunferencia puede alcanzarse conlas expremidades extendidas normalmente, sin cambiar la postura (Laban. 1984, p. 89)”. A partir de esta idea de esfera personal, aparecen variantes que han sido representadas por un cubo, un icosaedro o una esfera, donde, además, se determinan los planos frontal, transversal y sagital. El icosaedro y el cubo permitieron a Laban investigar en las diferentes posibilidades de movimiento dentro de la kinesfera y así nació una serie de secuencias de movimiento que denominó escalas.

Además, estas escalas se clasificaron según el tipo de desplazamiento y dirección del cuerpo en la kinesfera. Hay escalas que dirigen un movimiento del cuerpo a los puntos medios de las aristas del cubo y otras que van a los vértices. Las de mayor amplitud son estas últimas denominadas escalas diagonales y son con las que se desarrolló este proceso de capacitación.

Las escalas de Laban utilizan la proyección de todo el cuerpo desde el eje vertical a las diagonales del cubo o kinesfera. Es decir, todo el cuerpo traza

dentro de su espacio diagonales cruzadas: adelante derecha arriba / atrás izquierda abajo, adelante izquierda arriba / atrás derecha abajo, atrás izquierda arriba / adelante derecha abajo y atrás derecha arriba / adelante izquierda abajo. Estas diagonales permiten que todo el cuerpo salga del eje vertical, desde las piernas hasta los brazos. Utiliza el cuerpo en su totalidad dentro de un cubo imaginario donde se determinan los vértices de los tres planos como puntos de referencia.

Las escalas de Decroux están relacionadas al cuerpo en su propio eje y, pese a dividir el espacio circundante en los mismos puntos que Laban, no traslada al cuerpo hasta esos puntos, sino que funcionan como referencias de giro, rotación e inclinación en el propio eje vertical. Las escalas de Decroux fraccionan el cuerpo en cabeza, cuello, busto, torso y tronco. Cada segmento corporal puede realizar giros, movimientos, contracciones y rotaciones y, en algunos casos, traslaciones que no fueron indagadas en este trabajo, permitiendo escalas laterales y de profundidad. El triple diseño se relaciona con las escalas, pero se determinan variantes que permiten realizar ampliaciones corporales. Por ejemplo, el triple diseño de busto (Leabhart, 2007, p. 132):

Rotación

Inclinación

Profundidad

1

derecha

derecha

adelante

2

derecha

derecha

atrás

3

derecha

izquierda

adelante

4

derecha

izquierda

atrás

5

izquierda

izquierda

adelante

6

izquierda

izquierda

atrás

7

izquierda

derecha

adelante

8

izquierda

derecha

atrás

En el trabajo del mimo, la ampliación se hace también evidente cuando se trabaja la segmentación corporal, las escalas corporales de Decroux y el triple diseño. Todo lo que se pueda considerar salir del eje vertical es parte de la ampliación(Cáceres, 2015, p. 101).

Tanto el trabajo de Laban como el de Decroux han sido considerados para esta investigación sobre la ampliación, ya que permiten sacar al cuerpo del eje vertical y provocar posturas hacia corporalidades extracotidianas, cumpliendo lo que se anotó en la definición de este dispositivo corporal.

Luego de la capacitación, se seleccionó la obra El misterio bufo de Darío Fo, ya que contaba con la posibilidad de trabajar en situaciones concretas y explorar acciones físicas. Se repartieron los papeles y se inició el proceso de construcción de partituras de movimiento.

Los actores decían su texto mientras realizaban movimientos que se relacionaban con la actitud; estos movimientos partían de la ampliación,utilizando las escalas de Laban y de Decroux. Se utilizaba el triple diseño de busto para manifestar un estado de ánimo, adicionando este movimiento a laampliación ya realizada.

De esta manera se construyó la partitura de movimiento de cada actor en la escena. Como siguiente paso del proceso se incluyó un objeto con el que el personaje tendría una necesidad o una relación, tratando de justificar el trabajo corporal con las acciones físicas.

Primera parte: Las partituras

Se considera importante para este estudio la extracotidianidad del movimiento. Entendiendo como extracotidiano a todo movimiento que produce unaincertidumbre corporal, ya sea por incremento de tensión corporal, de equilibrio o de transposición de segmentos corporales y oposiciones a otras espacialidades dentro de la kinesfera. Es así que las escalas diagonales de Laban y las escalas y curvas de Decroux, aparte de sacar al cuerpo del eje vertical, generan una sensación fuera de la cotidianidad del naturalismo.

Las escalas de Laban tienen una proyección en los niveles alto y bajo; permiten proyectar la mirada, las extremidades y el tronco hacia una dirección que corresponde a los octavos de la esfera de Decroux. Obligan al cuerpo a estar en

desequilibrio y contraponiendo fuerzas. Siempre mantienen la referencia con el punto de inicio del cuerpo, es decir que el cuerpo se aleja del eje vertical.

Las escalas de Decroux, a partir de la segmentación corporal, se basan en tres tipos de movimientos: inclinación, rotación y curva. Las secuencias de estos movimientos desde la cabeza hasta la cadera permiten al intérprete experimentar lo extracotidiano sin alejarse del eje vertical; esto significa que, si se realiza una inclinación de busto, la cabeza es el punto más alejado del eje vertical y, desde la unión de las vértebras dorsales y lumbares hasta el coxis, el cuerpo se mantiene en la verticalidad. Existe un trabajo de conciencia sobre el peso del cuerpo y su desplazamiento.

Las partituras se construyeron a partir de posturas o puntos clave, es decir que el objetivo no era crear movimientos continuos sino movimientos que tuvieran un punto de partida y uno de fin que sería el nuevo punto de partida. En este momento las justificaciones, los cómo y el trabajo del cuerpo y el espacio se volvieron responsabilidad del actor. Cada uno iba interpretando, según la evocación de la postura y del movimiento corporal, las actitudes y los monólogos internos necesarios.

Los actores crearon sus propias partituras mezclando escalas de Laban y Decroux, y adicionaron el texto, el uso de un objeto y la acción física.

Segunda parte: Diálogo y justificación

Este segundo momento permitió el trabajo de proxemia en el diálogo escénico. Los participantes percibían a su receptor y modificaban su partitura en el espacio escénico para generar acercamiento o alejamiento dependiendo de las situaciones. Además, aparecieron relaciones rítmicas en la ejecución de la partitura que poco a poco fueron distanciándose del tempo individual o de la actitud.

La ampliación, que desde el inicio determinó provocaciones internas a los actores, ahora se hacía más evidente gracias al diálogo. Los puntos de conexión

entre acción y acción o entre actitudes dejaban un espacio de quietud externa que permitía el uso de la imaginación, del monólogo interno o de la construcción de la subpartitura, a eso invisible que el actor deja ver en la vida del personaje (Barba, 2012, p. 56).

Es importante recalcar que la quietud externa, la pausa, el silencio en la partitura no era vacío; cada uno de los intérpretes tenían gran actividad interna; las percepciones, sensaciones, imágenes, sentimientos se hacían evidentes en este momento. La respiración, el tono muscular, el sostener la afectación postural, las oposiciones, el equilibrio obligaban al intérprete a estar presente. Es decir, la transposición o lo extracotidiano permitían afectar de manera evidente la percepción del actor en su organicidad emocional que se manifestaba tanto en el cuerpo como en la voz.

Eugenio Barba menciona que hay dos formas de trabajo del actor. La primera en la que el intérprete es incluido en el espectáculo estructurado, donde se convierte en repetidor de un modelo, y el segundo “la del actor que debe inventar y fijar su forma de estar presente en cada espectáculo concreto, y procura no repetir lo que hizo en el espectáculo anterior” (2012, p. 156). En este proceso el actor creó y fijó sus formas de estar presente al realizar la partitura de movimiento con la premisa de la ampliación y, posteriormente, en cada ensayo, respetando la partitura, probaba formas de hacer, modos de ejecutar esa partitura. Aparecieron los cómo de la acción, las actitudes.

Resultados

El proceso de montaje

Poco a poco los actores fueron asumiendo la propuesta técnica como una herramienta para el desarrollo de las escenas. La forma de armar las situaciones fue asumida como propia, es decir, se volvió destreza, y eso facilitó y aceleró el proceso de montaje.

El uso de objetos permitió generar nuevas acciones y diálogos en los actores, e incluso se fueron perfilando posibilidades de cada uno de los personajes. Laampliación como recurso permitió cumplir su función de conectora en el sintagma de la acción escénica.

Se comprobaron con claridad dos procesos de montaje: el primero realizado por el actor al crear y fijar la partitura, las acciones y los modos de la acción, y el segundo, el montaje del director que se encargó de organizar, desde una mirada exterior, la composición escénica, sin afectar la interpretación.

También se pudo comprobar cómo las partituras podían repetirse en distintas escenas con distintos personajes y diálogos o el reordenamiento de las posturas —puntos de presencia— para generar otras partituras a partir de la inicial, sin convertirse en limitante para la interpretación, ya que la acción y el cómo de la acción cambiaban dependiendo de la situación y las relaciones. Es decir que la partitura fue el pretexto y no lo fundamental en el montaje. La partitura no es una camisa de fuerza o una estructura rígida, es flexible en la medida que el intérprete encuentre las motivaciones y construya una subpartitura.

La ampliación dentro de este proceso también va construyendo nuevas significaciones dentro del eje metonímico que le corresponde a cada escena. Si en un diálogo se evidencia el rechazo, en otro puede cambiar a atracción o sumisión. La justificación que el actor da a cada partitura nueva, reelaborada o reorganizada, es la pauta del montaje del actor.

Finalmente se trabajaron tres escenas: “La resurrección de Lázaro”, “El loco y la muerte” y “Las bodas de Caná”. Las presentaciones se hicieron en el aula Benjamín Carrión de la Casa de la Cultura Ecuatoriana y posteriormente se realizaron varias temporadas en otras salas de la ciudad de Quito.

El trabajo en progreso

En los siguientes meses se decidió ahondar en el uso de la ampliación como recurso conector del eje metonímico y se la abordó utilizando objetos que

incrementaran la percepción de salida del eje. El objeto como primera instancia se convirtió en una extensión del cuerpo donde se debía mantener el tiempo, el flujo y el tono. El intérprete, manteniendo la partitura, se vio obligado a cambiar los desplazamientos y las relaciones comenzaron a modificarse.

Poco a poco los objetos comenzaron a tener vida propia y se propuso que el actor, manteniendo la salida del eje vertical, se enfocara en el objeto y trasladara a este la interpretación. Se reemplazó al personaje con un objeto específico. De esta manera se inició una transformación de un montaje con base en el teatro físico a un teatro de objetos.

Cada uno de los objetos tiene una densidad, un peso, un tamaño, una rigidez y una forma de agarre que debe ser estudiada para la manipulación, sin embargo, la ampliación que el actor ya tenía incorporada en su cuerpo permitió que el objeto adquiriera características de manipulación que permitían denotar actitudes. Es decir que el actor, a través de la ampliación, transmitía los modos de la acción al objeto. Los ritmos, la tensión, el flujo, incluso la presencia, se transfirieron del actor al objeto. La ampliación del actor se reproducía en paralelo en el objeto, es decir que los dos, manipulador y objeto manipulado, salían de sus propios ejes.

Conclusiones

La ampliación como dispositivo permite, como explica la primera investigación, realizar uniones entre acciones, conectar una acción o movimiento con otro, creando significaciones. Es evidentemente metonímico, pero puede pasar al eje metafórico, si se le dan características de acumulación para generar significaciones contextuales que aporten al concepto de la escena o de la obra.

La ampliación, desde las técnicas seleccionadas, facilitan la construcción, creación y fijación de partituras físicas, pero, además, determina puntos de presencia del actor donde este puede generar por su percepción oposiciones, dramas musculares, equilibrios precarios, tensiones, respiraciones, es decir, recursos para la presencia del actor en la escena.

Además, la ampliación obliga al actor a salir de su zona de confort y encontrar nuevas posibilidades expresivas. Se diferencia lo realista de lo real. Lo realista es una actuación sin transposición del cuerpo y lo real es una vivencia evidente, provocada desde el cuerpo, el bios del actor que es independiente de la transfiguración. Todo actor debe sentir ese bios; la ampliación facilita esta percepción al poner en riesgo su cotidianidad.

La ampliación hace evidente el diálogo y la comunicación. Este dispositivo corporal permite trabajar el espacio y la proxemia de una manera también extracotidiana. Al salir del eje, el actor se encuentra obligado a buscar otras formas de desplazamiento para el diálogo, convirtiéndolo no solo en textual sino también en corporal.

La idea de hacer visible lo invisible se manifiesta en el momento de la postura o de los puntos de presencia. La transición entre actitudes facilita al actor la interpretación y hace visibles las intenciones ocultas del personaje. Entre cada modo de las acciones aparece este momento de transición que da tiempo para percibir el monólogo interno o la subpartitura.

La construcción de la subpartitura no se vuelve un acto racional o de análisis previo, se construye en el hacer, en la tarea del actor en escena. Lo importante de crear y fijar la partitura y la subpartitura es que siempre sorprende al actor, no pierde la capacidad de asombro y de esta manera la actuación es orgánica y fresca.

Además, el uso de la ampliación permitió trabajar la manipulación de objetos. Se comprendieron, en la práctica, las posibilidades expresivas de un cuerpo sólido o rígido o flexible. No es importante la ilustración del elemento, lo importante es la corporalidad y el uso de ampliación para que la manipulación sea clara y permita representar una historia.

Tanto corporal como objetal la ampliación crea códigos sintácticos no descriptivos. Los códigos generados son denotativos. Se evidencian actitudes, sentimientos, reacciones. Los códigos no son habituales de la comunicación no

verbal cotidiana, también son códigos que el espectador va descifrando en el transcurso del diálogo y luego los identifica sin dificultad, es decir que facilita el trabajo hermenéutico del espectador.

Referencias

Bibliográficas

Barba, E (2015) La canoa de papel. Tratado de antropología teatral. Quito: Ediciones Contraelviento.

Barba, E y Savarese, N. (2012) El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral. Bilbao: Artezblai.

Barthes, R (2009) La aventura semiológica. Barcelona: Paidós.
Cáceres, L (2015) Una poética para el cuerpo. La semiótica en la praxis teatral.

Quito, Red Latinoamericana de Mimo.

Laban, R (1987) El dominio del movimiento. Madrid: Fundamentos.

Laban, R (1975) Danza educativa moderna. Barcelona: Paidós.

Leabhart, T (2007) Etienne Decroux. Ney York: Roudledge

Leabhart, T y Chamberlain F (2009) The Decroux Sourcebook. Ney York: Roudledge

Lecoq, J (2014) El cuerpo poético. Una pedagogía de la creación teatral. Barcelona, Alba.

Orlïc, M (1979) Método de reeducación psicomotriz. La educación gestual. Madrid, Cincel-Kapeluz.

Pavis, P (2011) El análisis del espectáculo. Teatro, danza, mimo, cine. Barcelona. Paidós.

Tesis

Lizárraga, I (2015) Análisis comparativo de la gramática corporal del mimo de Étienne Decroux y el análisis del movimiento de Rudolf Laban. (Tesis de doctorado). Universitat Autònoma de Barcelona, Departament de Filologia Catalana.

El proceso y sistema de creación del colectivo Zeta Danza. Estudio de la obra Estados del cuerpo ecuatoriano / Xavier Delgado

El proceso y sistema de creación del colectivo Zeta Danza. Estudio de la obra Estados del cuerpo ecuatoriano / Xavier Delgado

Anécdotas en Villa Celia / Samir El Ghoul

Anécdotas en Villa Celia / Samir El Ghoul