Última Edición

¡Bienvenidos a la revista de artes escénicas, El Apuntador!

El bicho es un palimpsesto

El bicho es un palimpsesto

Santiago Rivadeneira Aguirre

Me parece que alguna vez dijimos -o intentamos decir- que el grupo Espada de Madera había hecho de la alegoríasu mayor fundamento ético y estético. Porque su trabajo ha ido siempre en función de una ‘reconstrucción’ (permanente y no esencializada) que se anticipa o imagina al ser humano con capacidad para disipar una subjetividad autónoma, que encaje siempre en su propia temporalidad histórica. 

Ha sido un ejercicio permanentemente renovador, de una escritura teórica y ficcional al mismo tiempo. Y aquí es donde se perfecciona la alegoría, que para el caso de la Espada de Madera, también ha significado la creación (o el reconocimiento) de sus propios precursores. Entonces recordamos a El Dictador,(texto de Juan Montalvo)que constituye el punto de partida del grupo que prefigura los nuevos ‘intersticios’ de la ficción, como Al pie de la campana; El buscador de ilusiones; Solo cenizas hallaráspara citar algunos acontecimientos. 

Alegoría y temporalidades, como experiencias culturales e históricas. Es decir, este es el ‘movimiento alegórico’ que induce a una ‘reconstrucción’, entendidas por la Espada de Madera, como su mayor recurso estético y de anticipación. Pero para precisar este enunciado, tal vez convenga recurrir a Benjamín que utiliza el mismo concepto pero como aparentemente opuesto al de símbolo: el alegorista -dice Eduardo Grüner- en la praxis misma de su alegoresistransforma en ruinas, los sentidos previos congelados y se comporta como un arqueólogo creativo que construye un sentido nuevo para su sociedad, en lugar de buscar una ‘esencia’ eterna y consolidada. [1]

IMG_6087.JPG

El bicho. FotoSantiago Rivadeneira

La alegoría-señala Benjamín en su Trauerspieles, en el dominio del pensamiento, lo que las ruinas en el dominio de las cosas. [2]La alegoría sería entonces más que una mera ‘forma de expresión’. Alegoría es El Bicho,que en forma de un palimpsesto, es el  reciente espectáculo del grupo Espada de Madera. 

Patricio Estrella, director y dramaturgo, junto a José Alvear y Giseña Parra Padilla, ambos actores, concibieron el proyecto hace 2 años. Y en El Bichoestá planteado el tema del poder como una ‘catástrofe necesaria’. Porque el poder diseña muchas amalgamas para que su representaciónsea menos truculenta. También es la prueba de su transitoriedad cuando la lucha por el poder es una empresa disparatada.

‘Hace dos años quisimos hacer un montaje’, nos cuenta Patricio Estrella, director del grupo, haciendo un paréntesis en su trabajo. Y la reseña precisa la génesis del montaje, desde sus orígenes: 

“Fue idea de Giseña quien nos dijo que podríamos montar El Misterio Bufode Darío Fo. Nos gustaron mucho algunos pasajes de esta obra, el contexto anticlerical, de denuncia, la ironía, el bufón, pero particularmente a mí no me interesaba hablar de la moral. Los sesgos morales me complicaban. Pero nos propusimos hacer otra cosa: qué podemos tomar del Misterio. La imagen más fuerte que nos causó fue la moralidad del ciego y del tullido. Y en una improvisación, esto nos dio para no hablar solo de la moral. Lo que queríamos decir era otra cosa. La imagen del tullido encaramado en el ciego nos da una lectura del poder. Una metáfora del poder. Alguien tiene un pequeño poder sobre el otro y lo ejerce. Ese fue el hilo para desenrollar el ovillo. Aquí está toda la historia del mundo. Están el loco y la muerte, que tomamos del Misterioy al final, quedaron como elementos muy potentes de la obra. Y luego se mezcló con Alfred Jarry, con su Ubú y la patafísica. Y de allí el absurdo. Sobre todo el diálogo con su conciencia en Ubú y su cornudo”.

El trabajo se suspende un tiempo debido a las giras programadas. Por último, las condiciones vuelven a ser idóneas, debido en gran parte a un auspicio que el grupo logra de los fondos concursables de Iberescena, para una coproducción con Colombia. 

Patricio Estrella también se refiere a las demás fuentes: Walter Moers que tiene una obra que habla del poder: El maestre de burujas. 2007. (Autor además de La ciudad de los soñadores) También este autor narracon el lenguaje cambiado, recalca: “Habla de un siniestro alquimista que tiene dominado a su pueblo. Todos sus artefactos del poder expuestos. Nos dio la idea del alquimista para dar forma al Bicho; de ahí tomamos esa idea. Como la de los murciélagos. La novela El médicode Noah Gordon que habla de los cirujanos barberos, nos dio el argumento que necesitaba la obra.[3]Además están Maquiavelo y Newton. El poder se ejerce a través de la fuerza. Fue muy chévere encontrar a Newton y todas sus fórmulas sobre la fuerza. Y esto es el palimpsesto.[4]Estamos hablando de extra teatralidad o de la intra teatralidad. Creo fervientemente que no hay nada nuevo bajo el sol, sobre todo en la creación”. 

‘Y cuando hablamos de la obra El bicho, las técnicas ya estaban creadas, y no hemos inventado nada’. Este es un axioma que tiene un impulso trascendente y marca el recorrido de este trabajo. “Lo que hemos hecho -agrega Estrella- es producir un espectáculo. (El carromato es el mundo y su falsa representación) Proponer una nueva mirada a través de esta propuesta. Y para esto nos sirvió muchísimo el palimpsestoy a mí sobre todo, para ratificar que toda mi vida he sido un palimpsestuoso. Porque antes decía: ‘yo soy un copiador’; ‘me copio a mí mismo’. Copio a los otros y eso no me importa. Pero lo malo de copiar es reproducir el modelo exactamente. Lo otro es recrear, darle otro sentido, otra visión. Otra estética, otro lenguaje, otra visión. Nos sentimos muy orgullosos de ser eclécticos. Vamos de la comedia a la tragedia, tomamos varias formas y fuentes”. 

Las bases del premio de Iberescena plantean que sean dos países para hacer la coproducción. “Ya teníamos hecha la reescritura y todo el proceso avanzado, incluyendo los elementos escénicos. Y lo que necesitábamos era un maestro de construcción escenográfica, en cuanto a títeres y teatrinos. Y gestionamos ese ‘intercambio de saberes’. Y aquí hay un giro en el proceso, porque mi rol era dirigir y escribir. Resulta que nuestra compañera Gesenia tiene una emergencia y tiene que viajar a la Argentina. Ante la emergencia tuve que asumir el papel que a ella le correspondía hacer”. 

El equipo de trabajo está conformado por:

Ecuador

Patricio Estrella, director, dramaturgo, actor

Elisa Giseña Parra Padilla, actriz, titiritera

José Alvear Escobar, escenógrafo, realizador

Fernando Cilio y Antonio Cilio, Creación musical

María Estrella Navas, Asistente de producción

Andrés García Vizcaíno, Diseñador, ilustrador

Colombia

Oliverio Castelblanco Castelblanco, Titiritero, escenógrafo, diseñador

Beatriz Martínez Guerrero, Actriz, tiritera

[1]Los restos del pasado y la memoria del futuro. Eduardo Grüner. La cosa política y el asecho de lo real.

[2]“Las ruinas hechas por el hombre… aparecen como herencia última de una antigüedad visible en el mundo moderno solo como pintoresco campo de ruinas” (Karl Borinski, citado en el Trauerspiel,I, p. 354. Citado por Susan Buck-Morss/ Dialéctica de la mirada. Walter Benjamín, proyecto de los pasajes. 2001 P. 187)

[3]Esta arrebatadora novela describe la pasión de un hombre del siglo XI por vencer la enfermedad y la muerte, aliviar el dolor ajeno e impartir el don casi místico de sanar que le ha sido otorgado. Arrastrado por esa pasión, recorrerá un largo camino que le conducirá, desde una Inglaterra en que domina la brutalidad y la ignorancia, a la sensual turbulencia y el esplendor de la remota Persia, donde conocerá al legendario maestro Avicena, que está experimentado con las primeras armas de la medicina moderna.

La trilogía de la novela histórica de Noah Gordon se compone de los títulos: 
-El Médico
-Chamán
-La Doctora Cole.

[4]  (Que significa otra vezo lo nuevo como escritura. Tanto el Diccionario de la Academia como en el de María Moliner definen el palimpsesto como soporte de escritura; es el pergamino cuya primera escritura se raspa, se borra o se lava para dejar un espacio para un nuevo texto)

 

Abril y la Danza para la memoria y el tiempo.

Abril y la Danza para la memoria y el tiempo.

De músico, poeta y loco...

De músico, poeta y loco...