Última Edición

¡Bienvenidos a la revista de artes escénicas, El Apuntador!

Reflexiones acerca del arte del movimiento

Foto Internet 

Reflexiones acerca del arte del movimiento

el necesario e inútil privilegio del instante

Ailat Zetineb

El único propósito de la danza es la danza misma. Dentro de las diferentes disciplinas artísticas, la danza contemporánea o el arte del movimiento, como lo llamaba uno de sus pioneros es tal vez una de las artes menos valorada en nuestras sociedades, acaso por su naturaleza abstracta o tal vez por una educación occidental que nos impone la necesidad de entender y justificar racionalmente todo lo que vemos, vivimos y sentimos.

La obra dancística-coreográfica, así como la creación artística en general necesita para su creación la más entera libertad, libre de prejuicios morales y éticos, y libre de concesiones que lo determinen, es entonces cuando la condición de “inútil” es indispensable. Esta condición lo redime de las necesidades alienantes del consumo, de medirse en términos de productividad y de utilidad.

La falta de utilidad en la creación artística revela su propio potencial, que de manera directa y sobretodo desinteresada busca tocar / despertar / llegar / conmover la mente y el espíritu del espectador. La necesaria autonomía durante la creación permite concentrarse en la calidad de la propuesta misma y tratar sin tapujos sobre cosas esenciales del ser humano y de su entorno.

Acaso el trabajo útil y productivo es el único socialmente legítimo?

El término “inútil” no tiene ningún carácter peyorativo, ni facilista y no implica una falta de contenido. Tampoco es una idea original, ya en el siglo XIX varios artistas y filósofos emitieron ese postulado. Esa sociedad, decía el poeta Baudelaire, era la sociedad gobernada por el dios de lo útil: “ser un hombre útil me ha parecido siempre algo horroroso”. Reivindicar lo inútil como acto de rebeldía, Oscar Wilde escribió: “Todo arte es completamente inútil”. Además de rebeldía es una actitud crítica, característica inherente al arte, que tiene como único fin rescatar la completa libertad creativa.

En el campo dancístico-coreográfico todo el trabajo se concentra en la comprensión del mundo desde el cuerpo, en el tratamiento del movimiento y sus relaciones con el tiempo y espacio, en el detalle del movimiento. Martha Graham, una de las pioneras de la danza contemporánea se refería al hecho dancístico, (citando al poeta Saint-John Perse) como: “...el privilegio del instante...”. 

La ciudad de las mujeres innobles, Un manifiesto dicho con el cuerpo

La ciudad de las mujeres innobles, Un manifiesto dicho con el cuerpo

15 años de Fragmentos de Junio  Más allá de la resistencia

15 años de Fragmentos de Junio Más allá de la resistencia